Credijusto ve oportunidad fintech en el mercado pyme

Ante la falta de atención financiera al sector de pequeñas y medianas empresas (pymes), hay entidades financieras que han visto un nicho de oportunidad en éste y por medio de tecnología han sabido identificar y atender las necesidades de este segmento.

Una de estas instituciones es Credijusto, que de acuerdo con su fundador y director general, Allan Apoj Pascal, es de las primeras entidades fintech en América Latina que ya arroja números negros, es decir, tiene utilidades, cuando para la mayoría de este tipo de financieras es muy cómodo operar con pérdidas.

“Somos la única fintech en América Latina que está en números negros, estamos en ganancia. Es cómodo para muchas startups en el mundo presentar pérdidas y seguir operando, pero nuestro modelo lo que demuestra es que está funcionando y tiene escalabilidad”, comentó en entrevista Apoj Pascal.

El directivo de la fintech, que opera bajo la figura legal de sociedad financiera de objeto múltiple (sofom), indicó que la tecnología ha ayudado a esta entidad a ser más veloz en la atención de sus clientes, lo que es una diferencia respecto a la banca tradicional.

“Desarrollamos herramientas tecnológicas que nos permiten atender a las pymes, crearles un traje de financiamiento para resolver sus necesidades con inmediatez y apoyarlas con préstamos que son  sanos para las finanzas de la empresa; por ejemplo, somos la única fintech que da préstamos a cuatro años, entonces la verdad es que el mercado lo ha reconocido bastante bien”, apuntó.

De acuerdo con estimaciones del Banco Interamericano de Desarrollo, en América Latina una de cada cuatro fintech tiene como cliente principal a una pyme.

Para Apoj Pascal, las pymes necesitan una atención financiera rápida, además de que sea adecuada a sus necesidades y justa de acuerdo con sus posibilidades.

“Para nosotros una pyme no planea sus finanzas con cinco años de anticipación, entonces no pueden esperarse al proceso bancario, que se tarda tres, cuatro o hasta cinco meses para una respuesta, necesitan inmediatez”, detalló.

En la actualidad Credijusto tiene un portafolio equivalente a 1,000 millones de pesos, con un crecimiento mensual de 20 por ciento.

“Lo que nos hace novedosos es la tecnología e innovación en los procesos, tenemos algoritmos que han demostrado que somos eficientes y eso se demuestra en nuestra morosidad, que es de 3%, la cual es muy buena cuando se tiene un portafolio enfocado a las pymes”, acotó.

Bursatilizar cartera

Apoj Pascal añadió que una vez que ya se terminó la incertidumbre que causó el proceso electoral, así como la renegociación comercial con Estados Unidos y Canadá, para el 2019 Credijusto podría bursatilizar su cartera, no porque requiera de recursos, sino para consolidar su prestigio en el mercado de valores.

“Es algo que tenemos contemplado , con lo cual se convertiría en la primera fintech en América Latina en bursatilizar su cartera públicamente, lo queremos hacer durante el 2019 y es algo que podemos lograr, porque las características de nuestra cartera se adaptan muy bien a lo que le gusta ver al mercado bursátil”, expuso.

El directivo de Credijusto reiteró que los planes bursátiles no son porque la empresa requiera de recursos para prestar, pues en la actualidad tienen diversas fuentes de financiamiento como fondos de capital extranjeros así como bancos internacionales.

“Nuestros primeros inversionistas siempre fueron fondos de inversión internacionales; la verdad lo que les encanta es el crecimiento y el crecimiento sano, tenemos mucha disciplina para seguir en las ganancias y nuestra cartera es la mejor del sector fintech en cuanto al performance de los créditos”, acotó.

“Nos gustaría salir al mercado con algo simbólico para demostrarle la calidad de nuestra cartera más que por dinero, es mucho más por el sello de calidad que significa ser un participante activo en el mercado bursátil mexicano”.

En la actualidad esta fintech otorga préstamos que van de 200,000 a 10 millones de  pesos, que se resuelven en un plazo de 48 horas y a los que pueden acceder tanto empresarios informales como empresas que facturan hasta 1,000 millones de pesos; las tasas van desde 18 hasta 30% anual.